Páginas vistas en total

jueves, 28 de abril de 2016

Puente pasado por agua (hasta el sábado)

Comenzamos mañana el puente del 1 de Mayo y la situación va a empeorar progresivamente hasta el sábado para luego mejorar domingo y lunes.

Por el sur llevamos una semana con temperaturas primaverales, por encima de los 25ºC, aunque hoy ya se han comenzado a formar intervalos nubosos que irán a más mañana.

Temperaturas mínimas Castilla la Mancha (ºC)
 
ObservatorioMín.
La Veredilla (Cuenca)


2,2
Vega del Codorno (Cuenca)


3,4
Zafrilla (Cuenca)


5,0
Checa (Guadalajara)


5,1
Cantalojas (Guadalajara)


5,2
Jabalera - La Alcarria (Cuenca)


5,4
Zafrilla Ayuntamiento (Cuenca)


5,8
El Bonillo (Albacete)


7,7
Horche (Guadalajara)


7,8

En la zona del Ibérico sur las precipitaciones han caído durante toda la jornada, y han llegado a ser moderadas en zonas como La Veredilla, con más de 10 mm. En Zafrilla solo se han recogido 3 mm, y un poco más en la zona del Collado Verde, sobre los 4,5 mm.  Griegos ha sido la estación que más agua ha recogido en la zona, con 12 mm.


Precipitaciones (mm)
ObservatorioAct.
La Veredilla (Cuenca)


10,5
Cuenca (Cuenca)


8,0
Checa (Guadalajara)


4,0
Almansa (Albacete)


3,3
Zafrilla (Cuenca)


3,0
Zafrilla Ayuntamiento (Cuenca)


3,0
Jabalera - La Alcarria (Cuenca)


2,8
San Clemente (Cuenca)


2,0

Por allí las precipitaciones van a continuar al menos hasta el sábado, y podrían llegar a ser tormentosas.

Por el sur, será la zona sureste la más afectada por las precipitaciones, algo que vendrá muy bien por aquellas tierras tan necesitadas de agua.

Las temperaturas se han suavizado mucho, y hoy se han quedado lejos de las valores de helada. Solo La Veredilla se ha acercado algo, con 2,2ºC.

Mañana bajarán algo, y podrían situarse algo por debajo de 0ºC.

El domingo y el lunes la tónica general será de cielos despejados con temperaturas primaverales.

Para los que se animen a desplazarse, Córdoba está espectacular estos días. Comienza el mes grande de nuestra ciudad, con las cruces este puente, al que seguirán los patios y culminará el mes con la feria.

Excelente momento para visitar la ciudad y disfrutar de su clima, del olor a azahar y de su oferta cultural y gastronómica.

martes, 26 de abril de 2016

Rozamos los 30ºC

Los días de vino y rosas que hemos tenido hasta ahora han desaparecido por unos días, y a las puertas de Mayo, cuando el sol sale por lo raso, lo único que comienza es el calor. Por lo menos en Córdoba.

Esto puede ser una excelente noticia para los que gustan de ponerse en manguita y pantalón corto, aunque eso de quitarse capas, como las cebollas, supone exponer a la vista ciertas curvas o partes del cuerpo que quizás no nos guste enseñar.

Y aquí viene lo que denominamos "Operación Bikini", que ha comenzado en todo su esplendor, y ahora todo el mundo se da prisa en perder unos kilos y tratar de recuperar rápidamente una figura a toda costa.

Y los circuitos de entrenamiento, en concreto el nuestro, se llenan ahora de runners circunstanciales, de esos que no salen si hace malo, claro está. No verás a ninguno de ellos en días de lluvia, viento y frio, pero ahora se suma hasta el apuntador a eso del trote cochinero.

Afortunadamente la mayoría duran poco, lo suficiente para comprobar que perder esos kilitos, o kilazos de más, no es cuestión de dos telediarios, sino que exige tiempo, esfuerzo y mucho sacrificio.

Porque generalmente al principio se pierde poco, más que nada agua, pero algunos inclusos los ves con mallas largas como en pleno invierno, tratando de sudar la gota gorda y por supuesto sin beber durante el entreno, para llegar a casa y comprobar que han perdido 2 kilos en 60' de carrera. Bueno, si es que alguno logra llegar a correr esos 60', que para la mayoría se le hace completamente imposible. Porque no es nada fácil aguantar una hora corriendo sin parar. Al menos cuando yo empecé en esto de las carreras hace unos 11 años,  me costó Dios y ayuda.

Al ver esos 2 kilos de menos en la báscula el corredor (generalmente corredora), se suele poner a pegar botes de alegría por el resultado obtenido en tan escaso tiempo invertido, deduciendo él solito que aquello es realmente un chollo, que funciona y de qué manera.

Nada más lejos de la realidad, cuando a la mañana siguiente y tras una obligada rehidratación, el desgraciado aprendiz de corredor comprueba desolado que pesa exactamente igual que el día anterior, sino más.

Para los que corremos igual en invierno que en verano, haga frío, lluvia, viento o nieve, lo peor es sin dudarlo el calor

El frío se combate abrigándose y generalmente una vez te calientas no hay demasiados problemas. Y la lluvia es a veces una bendición, sobre todo en este tiempo. En invierno no es demasiado problema si no es torrencial, aunque nunca he dejado de correr porque llueva. Si miro al cielo es para saber qué indumentaria ponerme.

El calor es un auténtico rollo. No puedes combatirlo, a excepción de irte a lugares sombreados y frescos, donde puedas beber con frecuencia, algo que en días muy calurosos yo hago de forma continua, no más de cada 2000 metros. Evidentemente se trata de salir a primera hora de la mañana o a útima de la tarde, pero a pesar de eso cuesta mucho llevar tus ritmos habituales.

Con esto quiero decir que el calor no tardará mucho en echarse encima por estas tierras del Valle del Guadalquivir, y ya superamos los 27. Afortunadamente el fin de semana nos dará un ligero respiro, y podría hasta llover, pero ya "de esos cocos, pocos".

Quiero agradecer a todos los que nos han dado la enhorabuena por nuestro reciente éxito en la Maratón de Madrid. Por cierto, Goyo me rectificó ya que yo pensaba que era su cuarta maratón, y fue un fallo mío, era su quinta.

Efectivamente entre 2012 y 2016, ambos inclusive, salen las 5.

Yo le contesté que perdonara el error, y que ¡cómo pasa el tiempo!. Parece que fue ayer cuando corrimos la primera en 2012.

Han sido 5 experiencias muy bonitas en las que me siento muy orgulloso de haberlo ayudado a tan importante reto.

He recuperado algunas de esas llegadas, con calor, con frío con lluvia, y menos con nieve, casi con todas la condiciones climatológicas posibles.

Y excepto este año, que ha terminado realmente bien por su excelente preparación, parte de la cual fue en altura en el pueblo, todas han sido un auténtico calvario pero que finalmente han terminado con la victoria.



Porque todo el que logra terminar, vence. Vences a la distancia, al agotamiento físico y mental, a los dolores y muchas cosas más. Juras que no volverás a correr para retractarte un par de horas después de cruzar la meta.



El que esté haciendo calor en toda España no quiere decir que por la zona del Ibérico no haga frío. Y buena prueba de ello es que las estaciones más frías siguen marcando valores bastante por debajo de cero, con heladas importantes, aunque a mediodía las máximas superen los 15ºC. 

Y tanto La Veredilla como el Collado Verde han vuelto a ser de las más frías una vez más, con -3,5ºC esta mañana.

Subo las gráficas de ambas estaciones, la de La Veredilla es la de arriba, y podemos ver que son casi idénticas, con una excelente curva inversora que no se ha roto en La Veredilla, donde el viento suele estropear habitualmente unas mínimas prometedoras.

Y es que el Collao Verde nos tiene realmente encandilados con sus mínimas, quedando habitualmente entre las más frías de la zona. Ya dijo Martín que allí se le helaban los tomates en agosto, y no puede ser más cierto.

Goyo visita el pueblo este puente, y colocará la garita un poco más separada de la zona de labor del huerto, para que se puedan mover sin temor a dañarla con las labores de siembra. Y la moverá solo unos metros a un sitio aún más resguardado,  buscando ese plus inversor, siempre huyendo de los sitios donde pueda entrar el aire.


lunes, 25 de abril de 2016

El Filípides Zafrillense

 Es conocida la historia del soldado ateniense Filípides, en el año 490 A.C, experimentado corredor de larga distancia, que recorrió la distancia entre Maratón y Atenas para comunicar la derrota de los persas a mano de los atenienses.

La distancia que cubrió fue de aproximadamente 40 km, y llegó tan exhausto que, tras pronunciar las palabras "Alegraos atenienses, hemos vencido", cayó fulminado por el esfuerzo.


Eso dice la leyenda. Posteriomente, los 40 km se transformaron en 42 km y 195 metros. Este cambio fue durante los Juegos Olímpicos de Londres en 1908, y corresponde a la distancia entre el palacio real, donde comenzó y el estadio de White City, donde estaba la meta. La prueba en un primer momento, iba a disputarse sobre una distancia de 38 Km., pero el Príncipe de Gales, Jorge V, quiso que la salida se tomase desde el Castillo de Windsor,  por que ese día llovía y no querían que la Reina se mojara.


Así que finalmente la distancia quedó establecida en 26,2 millas, que son exactamente la distancia de 42.195 metros, quedando como definitiva y reglamentaria  en los Juegos Olímpicos de Paris en 1924.

Son los mismos que Goyo y yo nos hemos merendado uno tras otro hoy, en una jornada fabulosa, con un día soleado espléndido, algo fresco a primera hora de la mañana y un poco caluroso en la última parte de la carrera, cuando te daba el sol, ya que a la sombra se iba muy bien.

Hemos corrido acompañado de más de 22000 personas, 12000 que como nosotros corrían la Maratón, y otras 10000 que hacían la media maratón, y de los que nos separamos en el km 14, pudiendo ir algo menos embotellados por la tremenda muchedumbre.

Es el quinto año que acompaño a Goyo en este inmenso reto, y ha sido el mejor de todos. Goyo se había preparado muy bien, y ya lo pude comprobar el día que subimos corriendo hasta La Veredilla, completando la distancia de una media maratón (21 km) entre ida y vuelta, terminando muy bien.

No ha sufrido lesiones, como ocurrió en años anteriores, y la carrera se ha desarrollado sin incidentes, salvo los habituales. El sufrimiento siempre está presente en los últimos 12 kms, y precisamente entre los kilómetros 32 y 35 es cuando ha sufrido un pequeño bajón del que se ha recuperado espectacularmente ,tras  el ánimo que nos ha dado la familia, que nos esperaba en el km 20 y en el 35.

Estos encuentros son muy emotivos y te dan una gran inyección de moral para continuar. Y en el km 35, donde vas realmente sufriendo, es un momento clave para ese ánimo. Realmente se te saltan las lágrimas cada vez que ves a tu familia en el camino.



Yo solo he corrido por que Goyo completara la distancia, ayudándole en lo posible, porque este año estaba lesionado desde la maratón de Sevilla, en febrero, y he corrido con mucho dolor en mi pie derecho. No he disfrutado todo lo que lo podría haber hecho, y  casi me ha ayudado él más a mí que yo a él.

Nuestra idea era bajar la marca del año pasado, las 3 h53' bajo la lluvia, y hemos pasado la prueba con nota. La marca objetivo era bajar de 3h50' y acercarse al máximo a las 3h45'.

Finalmente han sido 3h 46'02" los empleados en la distancia, con un espectacular arreón final de Goyo, que me sorprendió totalmente, y al que me costó responder por mis dolores, intentando el 3:45. que se escapó por un suspiro.

Pero habrá que dejar algo para el año que viene.



Ahora solo queda lamerse las heridas y disfrutar de los recuerdos vividos. Y pensar si merece la pena repetir, ya que la preparación es muy dura.


El viaje en AVE ha sido estupendo. Yo, como casi siempre, no hago lo que la mayoría. Ni voy viendo la película de turno que ponen, ni voy mirando la Tablet o el teléfono.

Me gusta ir mirando atentamente el paisaje pasar a 300 km/h, y contemplar la maravillosa riqueza que atesora el norte de nuestra provincia cordobesa.

El mar de encinas que se abre a poco de abandonar Córdoba es realmente espectacular, con un verde maravilloso y todo rezumando agua. El Valle de los Pedroches y el encinar de Villanueva de Córdoba y Cardeña es precioso. Luego se continúa con el Valle de Alcudia, donde desaparecen todos los encinares y son impresionantes las praderas sin árboles.

He tomado algunas fotos, que casi siempre salen mal, pero en esta ocasión  he podido aprovechar alguna de ellas, como la que muestro justo a la puesta de sol sobre las cordilleras de la sierra de Alcudia, frontera natural entre mi valle natal de Los Pedroches y el manchego Valle de Alcudia, con vistas del monte Horcón, en Santa Eufemia, límite septentrional de la provincia cordobesa y de Andalucía, y a tiro de piedra de mi pueblo natal.

La primavera está siendo realmente buena, y se nota en el campo. Y aunque la temperatura global sigue aumentando, en España tanto marzo como abril van a ser más frescos de lo habitual.

Este puente Goyo visitará el pueblo y dará una revisión a todas las estaciones.

Y el único Filípides zafrillense puede sentirse muy orgulloso de esta nueva hazaña.

Y los zafrillenses de tener un auténtico maratoniano entre sus habitantes.


sábado, 23 de abril de 2016

Meteozafrilla actualiza sus webs

Llevamos inmersos varios días actualizando las distintas webs de acceso a las estaciones.

Como ya comenté, César y Víctor Codes nos facilitaron el acceso a un ftp de pago para no arrastrar los múltiples problemas que conlleva un ftp gratuito cuando el volumen de estaciones es elevado.

Gracias a su generosidad, desde esta navidad se comenzó a migrar todo al nuevo servidor y ya prácticamente lo tenemos al 100% operativo.


Eran muchas las ocasiones en que nos bloqueaban las subidas de datos, no por volumen de ocupación, sino por número de subidas. Hay que tener en cuenta que con todas las estaciones en línea, que mandan datos cada 15 minutos en tiempo real, así como las imágenes, no era fácil alojarlo todo en un servidor gratuito.


Tras la migración a la nueva web, se ha ido trasladando todo poco a poco, lo que nos ha llevado varias semanas. Hay que enlazar todas las rutas nuevamente y Goyo ha sido el que más paliza se ha pegado. Yo he ido colaborando en la medida de lo posible, ya que mis conocimientos de lenguaje php es limitado. Pero he enlazado todas las rutas de las plantillas y las imágenes, he incluso me he atrevido a modificar la configuración de laguna web ligeramente, sin cargarme nada.

Se han subido también las imágenes de todas las estaciones, y de un solo vistazo se pueden consultar los datos meteorológicos de todas ellas.

Para los que estáis familiarizados con las webs esto ya os lo conocéis. Pero son muchas las personas que no conocen los nuevos enlaces y creo que es bueno actualizarlas para que todos las tengáis incluso en el móvil, que es donde primero miramos.

La web de todas las estaciones zafrillenses está en http://meteozafrilla.com

En ella  tenéis todas las estaciones junto con sus últimas imágenes.

Si queréis visitar el resto de estaciones, junto con las zafrillenses os metéis en http://trassierra.honor.es. Este enlace está redireccionado al nuevo servidor de meteozafrilla y allí podéis ver el resto de estaciones que administramos. Queda por añadir Algeciras, que se hará en unos días.

Para visitar exclusivamente la web de La Veredilla, aún mantenemos la antigua web http://meteoveredilla.site90.net. En ella podéis ver también imágenes de radar, satélite y pronósticos de Meteoblue.




Para visitar exclusivamente la web del Collao Verde lo podéis hacer en http://meteozafrilla.com/webcollaoverde/default.php

Las imágenes de hoy del pueblo ya muestran imágenes de la incipiente primavera, con cada vez más verdor en los campos, y ya los chopos han abierto sus brotes.
Temperaturas mínimas España (ºC)
Refugi d'Amitges (CEC) (Lleida)-2,7
Refugi J.M. Blanc (CEC) (Lleida)-2,6
Zafrilla (Cuenca)-1,6
Collado Verde (Cuenca) -1,4
Cantalojas (Guadalajara)0,4
Zafrilla Ayuntamiento (Cuenca)0,5
Checa (Guadalajara)0,8
Duruelo de la Sierra (Soria)0,9
Isoba (León)1,1
La Veredilla (Cuenca)1,2


Eso no quiere decir que aún no haga frío, y esta mañana tanto Zafrilla como el Collao Verde han marcado las mínimas nacionales con -1,6ºC y -1,4ºC respectivamente.

En el Collao se pueden ver los caballos pastando en la verde pradera.

Yo estoy este fin de semana en Madrid, donde he venido a correr la Maratón, acompañando a Goyo en su 4º asalto a la distancia de Filípides. Esperamos terminar con pundonor, como lo hemos hecho siempre.

Y comer en los alrededores del Vicente Calderón unas horas antes de que mi equipo juegue, rodeado de colchoneros, es como sentirse en casa. 

Y da unas energías inmensas para afrontar la batalla de mañana.

Subo un par de fotos de la Fuente del tío Peseto, con los chopos que Goyo sembró cuando nacieron Jorge (14) y Carlos (11).

Daba gusto verla esta Semana Santa echando agua.




jueves, 21 de abril de 2016

En Zafrilla hace frío, pero...con matices

Si preguntamos a cualquiera que conozca Zafrilla respecto al clima que tiene este pequeño rincón de la Serranía conquense, a buen seguro que todo el mundo diría que "hace más frío que cazando con red", como decimos por mi pueblo. Y no les faltaría razón.

Pero a los que nos gusta el estudio climatológico debemos ir más allá y profundizar algo sobre el tema.

El término zafrillense, uno de los más extensos del Ibérico sur con más de 106 km2, se extiende en dirección Noroeste-Sureste, abarcando altitudes que alcanzan su top en la Umbría del Oso con 1827 m, una de las cumbres más elevadas del Ibérico sur (recordemos que la cumbre más alta es la Mogorrita con 1864 m, solo 37 m más alta), y termina en su zona sur, en la zona de desembocadura del río Zafrilla en el Cabriel, con alturas de poco más de 1200 m, como en La Hondonada.

La distancia entre ambos extremos es de unos 20 km en línea recta, y Zafrilla pueblo se encuentra situada aproximadamente en la mitad.

A poco que cualquiera haya observado mínimamente, hay importantes diferencias entre la parte al sur del pueblo y la parte norte del mismo.



Si hemos visitado el pueblo en invierno estas diferencias son evidentes.

Ahora que tenemos estaciones en las tres zonas (Collao Verde, Zafrilla pueblo y La Veredilla), que suben datos en tiempo real, así como sensores repartidos por otras zonas (Fuente del Tejo y Barranco Ruz, al sur, y Rincón de Palacios, Colmena de La Rocha, Prado Redondo, y La Reclovilla, al norte), podemos ver mucho más claramente estas diferencias a lo largo de todo el año, no solo en invierno.


Si nos fijamos en las estaciones a tiempo real, vemos que de forma casi continua se mantienen constantes las diferencias entre ellas. La más fría siempre es la Veredilla, que suele sacar en torno a 1,5ºC a las estaciones del pueblo, y éstas a su vez, marcan aproximadamente otro 1,5ºC menos que la zona del Collao Verde.



En este momento, por poner un ejemplo, las temperaturas son Veredilla 5,3ºC, Zafrilla 6,1ºC y Collao Verde 7,0ºC.  Eso hace una diferencia entre la más fría y la menos fría de unos 1,7ºC.



Y esto tiene una explicación muy simple. El Collado Verde está a una altura de 1302 m, el pueblo a unos 1420 m y La Veredilla a 1560m. Ya sabemos que la temperatura disminuye a una razón aproximada de 0,65ºC por cada 100 m que ascendemos. Si aplicamos estos cálculos, tendremos lo siguiente:

Por ejemplo, entre La Veredilla y el Collao Verde la diferencia de altitud es de 260 m. Si multiplicamos por 0,65 nos da un valor de 1,7. 



Si lo hacemos entre el pueblo y el Collao Verde, la diferencia son poco más de 100 m, lo que daría en torno a 0,7ºC de diferencia.


Las diferencias calculadas son bastante parecidas a las reales.



Ya hemos explicado bastantes veces que una cosa es temperatura media y otra muy distinta es la capacidad de inversión térmica de algunas zonas del término, aunque hay zonas en las que se unen ambas variables, como la zona de La Nava-Rincón o Reclovilla donde las medias son muy bajas y además son buenas zonas de inversión térmica. Estas son las zonas más frías.

En cambio la aldea de La Veredilla está bastante expuesta a los vientos y no es una buena zona inversora, y ya hemos visto cómo la zona del Collao Verde baja más en noches sin viento y despejadas, marcando de las mínimas más bajas de todo el Ibérico e incluso de España. Pero las temperaturas medias y el clima de ambas zonas son muy distintos.



Pero no hace falta medir con un termómetro para que nos demos cuenta de lo que yo estoy aquí contando. Solo hay que conocer el término y darse una vuelta por las distintas zonas.



Si hablamos de la zona sur, vemos que la presencia de nieve es mucho menos frecuente que en la zona norte e incluso que en el pueblo, y permanece mucho menos. En Semana Santa no quedaba ni rastro de nieve en el pueblo y zona sur y había grandes neveros en todas las umbrías de la zona norte, comenzando por uno grande al pasar el estrecho que conduce desde el Prado Redondo a La Veredilla, y de ahí para arriba en amplias zonas subiendo a la Rocha y la Nava. También la Umbría del Oso, conservaba mucha nieve por encima de los 1600 m.



Siguiendo con la zona sur, vemos grandes diferencias en cuanto a cobertura vegetal que la zona norte.



Por ejemplo veremos abundantes bosques de chopos, que también abundan en el pueblo, pero que se van perdiendo conforme nos acercamos al Collado del Mojón, que podríamos decir que marca el límite a las zonas más frías. Ya en la zona del Rincón-Nava no vemos estos bosques.



En las zonas más bajas veremos incluso especies del género Quercus, vamos las encinas de toda la vida, robles y carrascas. En cambio esta vegetación se pierde ya incluso en el pueblo. Es evidente que no aguantan los -25ºC o incluso menos que les pueden caer en las zonas mas frías.Lo mismo pasa con otras especies como el madroño, álamos blancos, aleagas y otras especies.




Incluso los resistentes endrinos, de los que alguna vez me he llevado su precioso fruto para hacer un excelente Pacharán con Anís de Rute (faltaría más), se ven en los alrededores del pueblo pero apenas a partir de los 1600 m.

Esta altura parece ser la que marca la diferencia. En cambio el boj ( o bujes como se dice por allí) se suelen ver en las zonas muy altas.



Si hablamos de pinos, también vemos diferencias. En las zonas más bajas podemos ver pinus halepensis o carrascos, y conforme subimos éstos desaparecen y predominan los pinus nigra o Laricios, los más afectados este año por la procesionaria. Al sobrepasar los 1600 m de altura, son sustituidos por los bellos pinos rojos, pinus sylvestris o pino albar, que se acompañan de las conocidas sabinas rastreras, las más resistentes al frío. La sabina albar es una especie no rastrera, con bellos ejemplares de más de 300 años, que se sitúan en cotas algo más bajas a sus parientes rastreras. Estas son las que buscamos cuando analizamos sitios donde dejar nuestros sensores.

Y si aún somos más observadores, también veremos diferencias en las especies aladas que podemos ver en cada sitio.

En zonas bajas podemos disfrutar de más cantidad de pequeños pájaros, generalmente fringílidos, que en la zona norte. Podremos ver verderones e incluso verdecillos, jilgueros, etc. Los pinzones comunes están presentes en todas las zonas, no en vano es el pájaro más abundante de Europa, y se adaptan a todo. Sí, más que el gorrión común, que poco a poco disminuye y llega a desaparecer en amplias zonas de Centroeuropa. Los simpáticos gorriones los encontramos solo en el pueblo, siempre acompañando al hombre.

 En las zonas más frías , los pinzones vulgares se mezclan en invierno con sus primos los pinzones reales, que nos visitan desde zonas mucho más frías(siberianas), acompañados por lúganos. En zonas bajas veremos mirlos, zorzales comunes e incluso algún chochín, el segundo pájaro más pequeño de  Europa tras el reyezuelo. Estas especies no se ven ni siquiera en el pueblo y alrededores.

Los escribanos, representados por la dos especies más adaptadas al frío, el soteño y el montesino, abundan más en zonas del sur, pero se ven también por el pueblo. En zonas muy elevadas es raro verlos. En el pueblo, los gorriones comunes están acompañados de sus primos los gorriones chillones.

Ya comenté la sensación inolvidable que supuso escuchar aún de noche, mientras desmontábamos la estación del Collao Verde para subirla algo más cerca del pueblo, la algarabía cantora de los escribanos, mirlos, y pinzones.

Conforme subimos a zonas elevadas van desapareciendo especies y permanecen ambos pinzones, los zorzales charlos que sustituyen a los comunes, los escribanos y aún es posible ver jilgueros a alturas sobre los 1500 m. Los pequeños páridos, como el carbonero común, garrapinos, herrerillo común y capuchino, es posible verlos en todos sitios, aunque abundan menos en las zonas más frías.

Estas zonas son el reino de los córvidos, y son batidas por aves carroñeras, como cuervos y cornejas, y por supuesto los buitres, que se ocupan de no dejar restos de ningún animal muerto.

Siguiendo la clasificación climática de ´Köppen ambas localizaciones, el sur y el norte podrían encuadrarse aproximadamente en estas que muestro.




Mientras tanto, ajenos a todas estas historias, la vida en el pueblo sigue día a día con la misma rutina, solo nosotros la rompemos muy de vez en cuando, y arrancamos alguna sonrisa a los que allí agotan poco a poco su camino por la vida, para ellos especialmente dura.

Poco les importa todo esto que yo aquí comento. Pero soy de los que se fijan en lo que todos y además en otra miríada de minúsculas cosas que pasan desapercibidas para la mayoría, insignificantes (no para mí), que luego me gusta comentar aunque me den casi las 2 de la mañana, como hoy.

Por cierto, estoy feliz de haber identificado la primera Águila Imperial zafrillense. He hablado con compañeros fotógrafos semiprofesionales de aves y me lo han confirmado.

Ojalá la vuelva a ver una vez más.

Se me olvidaba. Para los locos de las aves, he subido algunas capturas realizadas en el pueblo, excepto la foto del buitre, que no fue allí. El resto son todas de allí y por si alguien no esta familiarizado con ellas son: cuervo y corneja negra, pinzón vulgar y real, lúgano, gorrión común y chillón, escribano montesino y soteño (el más amarillo), trepador azul, y carbonero común.

Creo que no me dejo ninguna.

Ah, y dos fotos, el Collado del Mojón, donde empieza a cambiar la zona climática a la más fría, y una bella vista de la colmena de La Rocha, con su pino albar seco posiblemente por exceso de humedad, mal tolerada por esta especie.

Aquí dejo las zonas climáticas de Köppen correspondientes al norte y sur zafrillense.




GRUPO D: 

 CLIMAS CONTINENTALES O DE INVIERNOS MUY FRÍOS
Húmedos con temperatura media del mes más frío inferior a -3ºC (o 0ºC), y temperatura media del mes más cálido superior a 10ºC.
Dfa, Dwa, Dsa: Climas continentales de verano cálidoInviernos muy fríos y con nieve, veranos cálidos. La vegetación natural son los bosques caducifolios.Se dan en el interior y costa este de los continentes, Dfa y Dwa entre las latitudes 30º y 40º (Dwa se extiende más al sur en el este de Asia). Dsa se da en el interior, a latitudes más bajas, en zonas altas. Estos climas se dan en el nordeste de Estados Unidos, nordeste de China, península de Corea, norte de Japón.



























Dfb, Dwb, Dsb: Climas continentales de verano frescoInviernos muy fríos y con nieve, y veranos frescos. La vegetación es el bosque mixto de coníferas y planifolias.Dfb y Dwb se dan al norte de los anteriores, entre las latitudes 40º y 50º, como el este de Canadá y el extremo norte de Japón. También se dan en el centro y este de Europa y en Rusia entre el clima marítimo y el continental subártico. Dsb se da en zonas parecidas a Dsa pero a mayor altitud o a mayor latitud.

domingo, 17 de abril de 2016

Visita a la Rocha, la Nava y el Rincón

Mis visitas a Zafrilla son mucho menos frecuentes de lo que me gustaría, y aunque el año pasado visité el pueblo 3 veces, y este año ya hemos ido una vez, lo más habitual es hacer una visita anual.

Eso hace que siempre me guste volver a lo que yo llamo santuarios del término zafrillense, parajes emblemáticos a los que me gusta volver cada vez que piso aquella bendita tierra.

Los parajes a los que siempre vuelvo año tras año son la Nava y el Rincón de Palacios, y este año he incluido un paraje que nunca había pisado y que tenía muchas ganas de visitar, la colmena de La Rocha, como se conoce por allí.

Este sitio lo conocía porque tanto Goyo y más gente del pueblo, como Paco de la Veredilla, me habían hablado de él como un lugar realmente frío. Lo tenía muy bien estudiado en los mapas, y efectivamente cumplía muchas de las propiedades de un reducto muy protegido, con forma de cuenco bien cerrado, a 1570 m,  con solo una apertura estrecha hacia la zona de La Casa del Cura, que está bien cerrada por vegetación espesa.


Un pequeño arroyo que recoge agua de la Fuente de la Víbora y el Vallejo de las Acequias discurre bajo la turba del prado para salir como arroyo de los Santos cerca de la Casa del Cura y acabar en el río Valdemeca, que desembocará en el Júcar ya cerca de Uña.

Nuestra excursión comenzó partiendo del camino que sube desde la Casa del Cura, que asciende por una zona de umbría donde la nieve aguanta muchísimo y que, muchos días después de haber desaparecido en la mayoría de sitios, aún permanecía con más de 15 cms en casi todo el camino.

Decidimos pasar todo el día en la zona, así que cargamos con mochilas con comida. Por fin iba a poder situar un sensor en La Rocha y quería cambiar la garita de El Rincón por otra exactamente igual al resto, así que íbamos bastante cargados.



Las mujeres y los niños continuaron en dirección a La Nava, y Goyo y yo bajamos a La Rocha a dejar el sensor y luego pillaríamos al resto de la familia, ya que nuestro ritmo era superior.

La bajada al cuenco de La Rocha fue mágica. Es un santuario donde descansaban los ciervos cuando llegamos (lástima que algunos estén destinados a ser blanco de los cazadores, ya que esta zona es coto). Vulneramos su descanso por unos minutos, la nieve que aún perduraba en muchos sitios estaba sembrada de pisadas de los cérvidos.

Toda la zona rezumaba agua, el prado de turba quemada por el frío, al que acompañaban sabinas rastreras y pinos (afortunadamente sin procesionaria), daban a la zona un tinte lúgubre y helador. Llevaba calzado deportivo y acabé empapado hasta los tobillos y con los dedos entumecidos, pero apenas me di cuenta porque estaba hipnotizado por la belleza del lugar.

La presencia de un gran pino seco, quizás muerto por el frío, o por una infestación de hongos debido a la excesiva humedad del subsuelo turboso, daba un aspecto aún más mágico si cabe.








Analicé la zona, ya que sobre el mapa las cosas son muy diferentes a la realidad, y decidimos la ubicación más idónea, aunque ya la tenía más o menos vista. Finalmente colocamos la garita parcialmente protegida por un pino pequeño, al que Goyo se preocupó de no estrangular con las bridas que sujetan la garita, para no impedir su crecimiento. No quisimos dejar la garita en medio del prado, aislada y demasiado visible, expuesta a animales irracionales y racionales. La pusimos unos cm más baja para compensar estar bajo el pino.


Esperamos que nadie la toque, y que podamos contar a todos las mínimas que allí se pueden alcanzar, que seguro van a estar a la altura de los sitios más fríos del Ibérico y de toda España.

Abandonamos aquel recóndito lugar, al que espero volver en Navidad como muy tarde, aunque hay veces que entrar allí con grandes nevadas es difícil. La idea es que recojamos datos en verano y se vuelva a colocar el sensor para que aguante todo el invierno.

Ya explicaré un día cómo a Goyo se le ocurrió una modificación de los sensores para que no se queden sin pila durante tanto tiempo.


 


 Continuamos camino hacia La Nava, adonde ya casi habían llegado las mujeres y los niños y nos paramos a comer en la Fuente. Los niños se comían las piedras, eran sobre las 15 h, así que devoraron los bocadillos que llevábamos en las mochilas.


Como estaban bastante cansados y aún quedaban unos 5 km de vuelta hasta el coche, los dejé comiendo y decidimos que yo me desplazaría hasta el Rincón a paso militar, con mis Adidas Energy Boost empapadas, retiraría la garita y pondría una nueva, similar a las otras.


Sobre el mapa el corredor Nava-Rincón parece muy cerca, pero cargado con la garita, el hacha, la cámara y una estaca de 2,5 metros, la cosa cambia. Son 2 km de subida suave y otros tantos de bajada, que me llevaron casi una hora contando el tiempo que empleé en sustituir todo.


Volvieron los ciervos a abandonar la zona a la que volverían cuando los dejara tranquilos, e hice el cambio lo más pronto que pude, porque eran casi las 16 h y tenía más hambre que el perro de un afilador.

La garita estaba en el mismo sitio que la dejamos en verano, volcada por el viento y quizá por algún animal. La cambié de sitio y la coloqué también en un pino mediano, igual que en la Rocha, cogida con bridas no demasiado apretadas.



Cargué con la garita antigua y bajé como un cohete buscando el sustento hacia la Fuente de La Nava, donde me esperaban descansando el resto de la tropa.

Cogí mi bocata de no recuerdo muy bien qué y me lo apreté con un hambre voraz, y me supo a gloria bendita, de lo mejor que me he comido en mi vida. Cuando me enfrié noté el frío en mis piernas completamente empapadas hasta casi las rodillas, como se ve en las fotos.

Cuando descansé un poco, decidí nuevamente moverme porque así combatía mejor el frío de los pies, y Goyo nos enseñó un sitio maravilloso junto a la Fuente.

En dirección este, siguiendo el recorrido unos cientos de metros por el arroyo, llegamos hasta los ojos de donde mana el arroyo de la Nava con un agua limpia y cristalina, que brota del suelo mágicamente, en lo que es el germen del futuro Júcar.

Aquí nace el arroyo de La Nava, que saldrá por el estrecho y unido al que viene de la vertiente del Rincón de Palacios y posteriormente al que recoge agua de las Salinas del cercano Valtablao, formará el Arroyo Almagrero, y se unirán al Júcar en el brazo que viene de Tragacete.

Solo quedaba tiempo para hacer el camino de vuelta, ahora con pendiente favorable, hasta el coche, para completar en mi caso 12 km de caminata, y 10 km el resto, que no está nada mal.

Y sobre todo después de haber disfrutado del entorno mágico de toda esta maravillosa zona, santuario de vida vegetal y animal, por la que todos debemos velar.