Páginas vistas en total

miércoles, 3 de agosto de 2016

Vuelta al terruño: Las Fiestas de Santa Ana.

Las fiestas de Santa Ana han de este año han sido por fin motivo para hacer una visita muy especial a El Viso de los Pedroches. Y digo esto porque después de más de 10 años de quedar sin vida la casa centenaria del pueblo por el deceso de mis tíos, ha vuelto a recobrarla durante 3 días. He conseguido por vez primera llevar a mis hijos, de 14 y 11 años a que conocieran la tierra de su padre, y hemos pasado 3 días inolvidables.

Las fiestas de Santa Ana son muy conocidas en todo el Valle de los Pedroches, están declaradas de interés turístico nacional y son  muchos los visitantes que vienen de los pueblos cercanos y de comunidades muy próximas como Extremadura y Castilla la Mancha.

La tradición ha vuelto a repetirse y hemos asistido a la misa solemne que comienza en la Ermita de Santa Ana, en las afueras del pueblo, a las 6 de la mañana, Recuerdo muchas misas como esta de muy pequeño, con mis padres y mis tíos, viendo el amanecer en los campos de encinas, con ese olor a albahaca, que es la planta que todos llevan en las manos o en la solapa y que inunda el ambiente de un aroma maravilloso, unido a ese olor típico del amanecer. Ha sido muy emotiva pues recuerdas a los que antes te acompañaban y que ahora lo hacen de otra forma.

Posteriormente la imagen procesiona por la calle principal del pueblo hacia la Iglesia, donde permanecerá hasta su traslado nuevamente a la Emita.

Pero la parte más divertida de estas fiestas son los encierros de vacas bravas, que durante un par de horas recorren la arteria principal del pueblo hasta la plaza portátil en un ir y venir en la que los mozos demuestran su valentía dando unos capotazos a los astados, y los más cobardes, entre los que me incluyo, se suben a las ventanas o ,como en este caso, disfrutan desde el balcón de la casa sin peligro y con una buena cerveza fresca. Tonterías las justas.

También ha sido buen momento para aprovechar y salir a recorrer trotando gran parte del término, visitando zonas que hacía casi 20 años que no visitaba. Y es que antes las había recorrido a pie, junto a mi padre y mi tío, con mi escopeta y cazando en la modalidad " al salto". Sobre los años 90 colgamos la escopeta y no volví a cazar. Ahora practico la caza fotográfica.


Ha sido muy emotivo recorrer los campos de encinas milenarias, por las que no pasa el tiempo, y para las que 20 años son un suspiro. Y conocer el Embalse de La Celada, que se terminó hace más de 10 años. Ahora muchas tierras que antes pateábamos cazando junto al río Guadamatilla están bajo las aguas.

Y cómo no, la vida nocturna de una Feria de pueblo, que no ha cambiado apenas a como la recordaba, donde sobre todo los niños se lo han pasado pipa, y no dejaban de decir, "papá tu pueblo está muy bien".

Y también decían, "el año que viene tenemos que volver". Ojalá sea así.

Y dentro de 3 semanas volveremos a las fiestas de Zafrilla, donde nos sentimos como en casa, porque tengo el corazón dividido entre mi tierra manchega cordobesa, Zafrilla y Rute, donde ya llevamos varios días disfrutando de lo que ofrece este magnífico lugar.


Ayer visitamos el museo de los aguardientes anisados, un magnífico paseo por la historia desde primeros del siglo XIX de todas las destilerías que hubo en Rute (200) y en España (6000). Una maravilla que recomiendo visitar al que le gusten estos temas, y conocerá de la mano de su gerente, historias y anécdotas sobre la bebida más importante del mundo, el anís. Se me hicieron cortas las 2 horas de visita, admirando alambiques antiguos o litografías maravillosas. Es impresionante la cantidad de marcas de anís con nombres de famosos toreros, como Machaquito, Miguelín, Arruza, Manolete, Lagartijillo, Dominguín, Galloso, Chamaco, Bombita y muchas más. Todas ellas están representadas en el museo. La fiesta nacional está muy presente aquí. Una visita inolvidable.

En Zafrilla volveremos a disfrutar de los encierros de novillos, porque tengo que decir que soy un defensor a ultranza de la Fiesta Nacional. Quiero seguir viendo en La Nava, en Valtablao o en La Reclova, las manadas de toros bravos pastando a sus anchas, en plena libertad, disfrutando de un marco inigualable. Los toros llevarán esta ociosa vida durante 5 años, para luego ir a la plaza a morir con bravura, pudiéndose incluso salvar y quedar como sementales si su casta está fuera de lo normal.

Hay pocos animales que lleven una vida en libertad como ellos, que se lo digan a los pobres pollos, cerdos, conejos, vacas de carne y demás animales estabulados durante toda su vida. Eso no va por los cerdos de pata negra de mi tierra, que viven pastando y comiendo bellotas entre los encinares.


Y defiendo el arte del buen toreo y al buen torero, que para llegar a serlo ha tenido que pasar por un proceso de muchos años hasta tomar la alternativa. Son trabajadores que se juegan la vida cada día y a veces la pierden. Y muy jóvenes. Se me ponen los pelos de punta viendo a un torero recibir en toriles a "puerta gayola" a un morlaco de más de 500 kilos que se te viene encima como una locomotora a toda pastilla. O viendo un quite por chicuelinas o por gaeneras, unas buenas verónicas o un buen toreo al natural con un animal noble.

Difícil lo tendría viviendo a tiro de piedra de la plaza de los Califas, en la ciudad que ha dado el torero más grande de la historia (Manolete), en una avenida con nombre de torero y en un barrio repleto de calles de nombres de toreros.

Y es que, como dice el dicho popular, "donde se ponga una buena corrida, que se quite el fútbol".
 
Y ahí me paro.




lunes, 1 de agosto de 2016

Collado Verde: Datos de Julio 2016


Tras terminar el mes más caluroso del año tanto en registros máximos absolutos como en medios, me he tomado la molestia de recoger una serie de datos para confirmar lo que ya era un secreto a voces.

Los datos que venimos recogiendo de El Collado Verde, desde su implantación definitiva en un sitio un poco más resguardado, no pueden ser mejores. Los que conocéis el sitio sabéis de sobra que es un congelador natural durante todo el invierno, y sus datos así lo demuestran.

Durante el verano también es un buen momento para estudiar los registros y compararlos con otros sitios cercanos ya conocidos, que sabemos que son los más fríos de la zona. Y sacar conclusiones comparando dichos datos.

Porque el sitio que es frío, lo es en invierno y en verano, lógicamente contando con que estamos en el mes más caluroso del año.

Los datos que he recogido, además de El Collado Verde, han sido de las estaciones más frías de la zona, que son sin lugar a dudas, Vega del Codorno, Uña y Huélamo. Y he introducido los datos de Zafrilla Río, la zona más fría del pueblo, para que nos hagamos una idea.

Los datos son éstos:


Collado Verde Julio

 Media de las mínimas 8,32

Mínima más baja  2,9ºC  (15-7)

Mínima más alta  13,1ºC el 20-7

Máxima más alta   33,8ºC el 19-7

Vega del Codorno Julio

 Media de las mínimas  9,15

Mínima más baja  1,5ºC el 15-7

Mínima más alta  16,8ºC el 20-7

Máxima más alta  32,2ºC el 18-7
 

Uña Julio

 Media de las mínimas  9,29

Mínima más baja  3,2ºC el 15-7

Mínima más alta  14,9ºC el 20-7

Máxima más alta  35,2ºC el 19-7


Huélamo  Julio

Media de las mínimas 8,74
Mínima más baja  2,4ºC el 15-7
Mínima más alta  12,9ºc el 20-7
Máxima más alta  35,3ºC el 19.7
 

Zafrilla Río Julio

 Media de las mínimas 10,04ºC

Mínima más baja   4,9ºC el 15-7

Mínima más alta  14,8ºC el 20-7

Máxima más alta  33,5ºC el 19-7
 
El análisis de los datos no hace más que corroborar el tremendo potencial de este enclave, que marca la temperatura media mínima más baja de todas las estaciones, sacando nada menos que 0,4ºC a la segunda (Huélamo) y 0,8ºC a Vega del Codorno, lo que es realmente impresionante.
 
Si seguimos analizando datos, vemos que no marcó la mínima más baja en términos absolutos, que se dio en La Vega con 1,5ºC el día 15. Este día fue el más frío en todas las estaciones. La siguiente fue Huèlamo con 2,4ºC y el Collado se quedó en 2,9ºC.
 
Tengo que puntualizar que no he sacado los datos de La Veredilla porque debido a la irregularidad de las conexiones me faltan bastantes días, que tendremos que extraer de la memoria en cuanto podamos, pero es destacable que el día 14 ( el segundo más frío del mes), ya allí se marcó una mínima de 1,1ºC. Es muy posible que helara el día 15. De los 21 días que tengo datos, la media de las mínimas fue de 8,23ºC, pero faltan los días más calurosos.
 
De todas formas ya anticipo que si no hay nubes ni lluvias, la media de las mínimas en el Collado Verde también es inferior a La Veredilla. Eso sí, cuando se nubla la cosa cambia. Y en temperaturas medias ( no solo de mínimas), es la más fría, debido a su gran altura.
 
Si seguimos analizando datos vemos bastantes coincidencias. Hemos visto que la mínima más baja se dio en todas las estaciones el día 15, y la más alta el 19, excepto en la Vega que fue el 18. Uña es la más calurosa, pues es la menos elevada y en las zonas bajas suele concentrarse de día bastante calor, favorecido por la casi ausencia de viento, y marca unos calurosos
35,2ºC el día 20. 

Ese fue el día más caluroso en todas las estaciones, y Vega es la más fresca en cuanto a máximas absolutas, con 32,2ºC.
 
La noche mas calurosa fue la del 20-7, con un registro de 16,8ºC en la Vega, el más alto de todos, que sorprende un poco.
 
Comparando con Zafrilla Río, una zona fría pero donde las inversiones no son espectaculares, las mínimas son claramente más altas, con unos 10ºC de media. Los 33,5ºC son algo superiores a los 32,9ºCC del Ayuntamiento, que al estar en altura la hace ser más fresca en máximas. No así en mínimas, como ya sabemos. La mínima más alta en el Consistorio no bajó de los 17,1ºC el día 20, por 14,8ºC en el Río.
 
Creo que los datos hablan por sí solos, y ya hay muchos estudiosos de los polos del frío que han puesto su mirada en este pequeño punto de la serranía conquense que nadie conocía salvo los que conocemos la zona, y que está dando mucho que hablar. Y ya lo han situado en el mapa.
 
La estación ya está preparada para iniciar la temporada invernal, durante la que intentaremos su acreditación, si nos es posible, aunque los datos son igual de fiables.
 
Durante el mes de agosto las mínimas cada vez serán más bajas, y yo apuesto porque antes de que acabe el mes  haya caído alguna helada débil en la zona.
 
Concluyo que en Julio, la estación de El Collado Verde ha sido la más fría en temperaturas medias mínimas de la zona del Ibérico Sur, a la espera de ver los datos de Alcalá de la Selva. Seguiremos observando su comportamiento cuando cada vez queda menos para comenzar a ver guarismos negativos a diario.
 
Seguro que este invierno vamos a disfrutar de lo lindo.